Vigía y reina de tu platería, Eclipsaron tu imperio con cerrojos Restringiendo la gracia de tus ojos Obligando a ocultar tu poesía Nada ya brilla sin tu compañía, inmaculada plata que la suerte coronó con el don de conocerte añadiendo a tu risa mi alegría.

Continuar Leyendo...